Cerrar puertas

 

Todos sabemos la teoría. Tenemos claro que es preferible rodearnos en la vida de personas positivas, que nos aporten apoyo y valores, personas que nos hagan dar lo mejor de nosotros y que sean capaces de sostenernos cuando nos venimos abajo.
Sin embargo, en ocasiones, nos encontramos en relaciones enfermizas. Compañeros, amigos o parejas que nos hacen sentir mal, que no nos hacen sentir felices. Y continuamos tratando de cambiar a esas personas, de demostrarles día a día lo que nos importan y lo estupendos que somos.
Nadie cambia si no es por voluntad propia. De manera que la única opción para continuar adelante, aunque duela y sea difícil, es cerrar esa puerta. Aceptar que no vas a conseguir demostrar a tu compañero de trabajo, a ese amigo o al novio de turno lo maravilloso que eres y todo lo que puedes dar. Porque a esa persona no le importa. Porque no quiere realmente conocerte, o no es capaz de hacerlo.
Y entonces, toca ponerse el casco vikingo. Hay que analizar las situaciones vitales que no nos están haciendo felices. Reconocer que, con responsabilidad o sin ella, nos hemos metido en un callejón estrecho y angosto que nos asfixia y nos quita energía.
“Si estás en el infierno, continúa caminando”, dijo Winston Churchill. Y eso es lo que hay que hacer. Respirar profundamente, reconocer que te has equivocado, decidir de una manera racional y madura que eso no es lo que quieres en tu vida, que no es lo que necesitas, y que ya no te hace feliz. Y cerrar la puerta, continuar caminando, y jamás mirar atrás.
Continuar con lo que te hace daño sólo conseguirá que poco a poco te enganches a una situación que va a ir a peor. Y en el fondo lo sabes. Y sabes que te estás mintiendo, ilusionándote con una falsedad. Mentirse a sí mismo es estúpido. Porque nadie te puede hacer tanto daño como tu propia mente, y crear por repetición hábitos malsanos puede acabar con todo lo bueno que seguro hay en tu vida, y destrozar tu corazón y tus esperanzas.
Sonríe. Piensa en todas las cosas buenas que tienes. Busca a las personas que crean tu red de seguridad. Esas dos o tres personas que te conocen desde siempre, con quien has compartido buenos y malos momentos. Quienes te son leales en cualquier situación, y que te quieren tanto como para atreverse a decirte todo lo que haces mal.
Y sé positivo. Ser feliz es una cuestión de actitud. Las circunstancias de nuestra vida que son difíciles, que nos hacen sufrir, pueden ser superables o no, pero nuestra actitud ante ellas va a determinar cómo nos sintamos. Aleja de ti los pensamientos negativos. Cuando ronden tu mente, despídelos, cámbialos racionalmente por pensamientos reales, oblígate a quererte. Piensa seriamente en el tipo de persona que quieres ser, en la persona que te mereces ser. Promueve actitudes sanas, quiérete, date buenos consejos a ti mismo.
Mírate al espejo. Pinta una sonrisa. Y llévala todo el día. Llegará un momento en que esa sonrisa te salga de manera natural y te encuentres sonriendo sin querer. Ríe todo lo que puedas, es fundamental. Reír es la medicina del alma.
Decide que se ha acabado. Cierra puertas que no te conducen a ningún lado. Hazlo voluntariamente, sabiendo que el dolor de cerrarla es mucho menos doloroso y largo que continuar en el borde del precipicio indefinidamente. Decide que se terminó.
 


Lola Carrasco García-Moreno
Profesora de Matemáticas y Economía

20/01/2015


 

¿Puede existir la amistad entre un hombre y una mujer?

Ésa era la cuestión que se planteaban unos jóvenes estudiantes americanos en un vídeo con el que tuve la desgracia de encontrarme en una de mis visitas a la red social de turno. Os adelanto la respuesta compartiendo con vosotros el título de esta suerte de experimento con pretensiones de demostración empírica: “Why men and women can’t be friends”. O lo que es lo mismo: un contundente “Porqué los hombres y las mujeres NO pueden ser amigos.”

El enunciado era inequívoco. En el vídeo en cuestión se exponían las opiniones de varios estudiantes con respecto al asunto de la posible amistad entre un hombre y una mujer. Ellas defendían que sí existía este tipo de amistad mientras que ellos la negaban en rotundo o puntualizaban que siempre habría atracción de por medio. En cierto momento del vídeo, el entrevistador incluso conseguía que ellas admitieran que, si por sus amigos fuera, habría algo más que amistad entre ellos.

Os reconozco que tras el visionado de este “valioso” documento audiovisual no pude hacer otra cosa más que reír y poner los ojos en blanco. Resignación ante una tonta encuesta en la que parecía mentira que ciertas argumentaciones salieran de la boca de estudiantes universitarios. Pero ahí no acabó la cosa. Hice aquello que nadie en su sano juicio y con acceso a Internet debería hacer (salvo cuando estás buscando el título de una canción): leer la sección de comentarios.

Terror. Es la única forma de describir lo que sentí. No hablo de indignación, pena, incertidumbre o sorpresa al leer aquella sarta de prejuicios (“Esto demuestra que los hombres y las mujeres funcionan de forma distinta” “No existe ese tipo de amistad pero las mujeres no se dan cuenta”). Terror al comprobar que esos pensamientos limitados e impropios de personas jóvenes, formadas y tolerantes se multiplicaran a lo largo de páginas y páginas de comentarios. No cabía duda de que me había equivocado al presuponer cierto grado de inteligencia entre las personas que como yo habían visto el vídeo. ¿En serio? ¿Sólo existe la amistad entre un hombre y una mujer si él es gay y ella heterosexual? (El caso contrario era inviable, como bien indicó un anónimo erudito que aclaraba que un hombre heterosexual no dejaría de fantasear con su “amiga” lesbiana).

Entonces apareció ese temido término: Friend Zone. Nombre con el que se describe la situación que existe entre dos personas cuando una de ellas pretende establecer una relación amorosa y la otra no. Había visto utilizada esa palabra en incontables ocasiones para referirse al “pobre desgraciado de turno que trata de conquistar a la chica pero sigue siendo relegado al simple papel de amigo” (En español el concepto más cercano sería el de “Pagafantas”) Cada vez que algún intrépido anónimo osaba defender la amistad entre un hombre y una mujer, el resultado era el mismo. Si quien escribía era una chica: “¡Pobre ilusa, no sabes lo que te harían tus amigos si pudieran!”. Si era un chico: “¡Jajaja! ¡Estás en la Friend Zone!”

Mi incredulidad fue más fuerte que mi profundo rechazo y así continué leyendo y horrorizándome a partes iguales. Me resultó curioso comprobar que el fenómeno de la atracción (amorosa o sexual) se posicionaba como el motivo número uno del fracaso de una amistad (ya de por sí improbable si teníamos en cuenta las enseñanzas del vídeo y sus comentaristas). Yo sabía a ciencia cierta que la atracción no era una fuerza suprema e invariable. Era algo que ya había experimentado y sufrido en mis propias carnes y en las de numerosos amigos. La atracción se podía controlar, cambiaba e incluso desaparecía con el tiempo.

Pero… un momento ¿Y si me equivocaba? Las personas entrevistadas en el vídeo eran rotundas al respecto ¿Me estaba autoengañando? ¿Qué pasaba con mis amigos heterosexuales? ¿Qué oscuro secreto me ocultaban para haberme aguantado años y años? ¡Dios mío! ¿Sería atracción? ¡Entonces no existía amistad alguna! Mi mundo se derrumbaba.

Así que cerré la ventana del navegador. Siempre he estado abierta al debate y a la pluralidad de opiniones pero hoy sigo convencida de que lo que entonces vi y leí era algo ridículo y triste. Argumentaciones pobres que por un momento me habían hecho poner en duda algo tan valioso como la amistad. No puedo deciros con certeza por qué mis amigos son mis amigos. No sé por qué me escogieron, por qué me aguantan o por qué confían en mí. No sé qué reacciones químicas entraron en juego para que personas de distinto sexo y orientación sexual estén a mi lado. Pero sí sé por qué hago lo que hago y sí sé que lo que se decía en aquel vídeo no define en absoluto mi realidad. Teniendo esto en cuenta sólo me falta recomendaros algo: no hay nada más enriquecedor que un buen amigo, así que ¿Por qué no disfrutar simple y llanamente en lugar de sobre-analizar las cosas juzgando la entrepierna de los otros?

 

 

Julia Lama Guerrero
Graduada en Comunicación Audiovisual y estudiante de Animación
http://julipy.blogspot.com.es/

10/03/14


 

Ocho años y un carnet

¿Qué hay en esta vida que nos haga sentir mayores? Mil cosas, sí, supongo que se os estarán ocurriendo cien y una más, pero a mí hay una sobre las demás, ¿cuál? ¡El carnet de conducir! Montarte en tu coche como piloto, nada de copiloto y mucho menos de ir detrás; colocar los espejos, el sillón, ponerte el cinturón y arrancar. Es una sensación de... de sentirte mayor.

Y diréis, que ilusión tiene ésta con el coche. Pues no conduzco desde ayer por la tarde, que va, ya llevo ocho años, recién cumpliditos, el octavo aniversario, vamos que de novata tengo poco. Casi que cuando me de cuenta lo tengo que renovar. Si lo que yo os diga: ¡qué mayor!

De pequeña me encantaba ir diciendo qué señales nos encontrábamos por la carretera, imaginaos en una autovía repitiendo una y otra vez las mismas señales. Es hoy en día y sigo igual de repetitiva. Y cuando coges el manual por primera vez, lo abres y empieza una señal tras otras: pero para que quiero yo saber ciertos nombres, si aquí hay señales de la NASA, ¡qué solamente quiero conducir! Adiós las señales que me sabía, bueno adiós no, pero poco más porque con lo que me quedaba por aprender...

Y cuando llega el día, el gran día. Te montas en el coche hecha un manojo de nervios, que para que yo me ponga nerviosa por algo... si soy la persona más tranquila que os podéis imaginar, ni el en la facultad me ponía nerviosa, pero ese día puro nervio. Me monto en el coche, en la Plaza de Toros, empiezo el recorrido, hasta el antiguo Pryca, llego a la zona de aparcamiento y escucho: “aparque ahí”. ¿Qué se me ocurre hacer? Resoplar, igualito que los caballos. Siento como mi profesor me mira con mala cara. Aparco, veo su mano diciéndome que perfecto, pero acto seguido me dice: “deja de resoplar, cada vez que aparcas resoplas y eres la que mejor he visto hacerlo, no resoples más en tu vida”.

Quizás todo sea un poco anecdótico, a nadie le importa si llevo ocho años conduciendo, si me parece que ya soy mayor, pero todo es un pretexto para ver cómo pasa el tiempo. Sin darme cuenta acababa de cumplir 18 años y ya estaba haciendo algo que se salía de los cánones seguidos hasta el momento. Dejaba el colegio, empezaba una nueva vida, la vida de adulto, cuyo comienzo está marcado por el querido, ansiado y esperado carnet de conducir. Continuaba por la carrera, bendita carrera, y que en cuatro años pasaba, un abrir y cerrar de ojos lleno de recuerdos que se agolpaban en mi retina cuando leía el discurso de graduación.Y ahora...¿ahora qué? Pues eso, que ya soy mayor, suena un poco infantil decir: “soy mayor”, pero es la realidad, ya somos adultos y atrás no podremos volver, seguiremos avanzando a ser más y más adultos.

Dicen que no hay que mirar atrás ni para coger impulso, pues yo os digo que de vez en cuando hay que hacerlo, mirar aquellas cosas que nos causaban tanto entusiamos, todo lo que supuso un comienzo en nuestras vidas, lo que marcó un antes y un después, lo que encuazó nuestro futuro, aquellas cosas que nos hacían sentir mayor.

Por cierto, que mi carnet fue de la primera tanda de los nuevos y me lo saqué con tacones.
 

 

 

Rocío Pérez Ortiz
Licenciada en Comunicación Audiovisual especializada en Comunicación Política

03/03/14


 

Si, soy feminista

“Soy feminista”. Dos palabras que he repetido cientos de veces desde el pasado verano, momento en que me consideré por primera vez feminista acérrima y convencida, a quien quisiera escucharme. La verdad, no sé si antes de ese momento esas palabras habían salido de mi boca alguna vez. Ni esas palabras, ni las que les acompañan siempre. Siempre. No, no odio a los hombres. No, feminismo no es igual al machismo. En serio, que no odio a los hombres.
Lo curioso es, que quienes suelen dar por sentado que considerarte feminista es despreciar a los hombres, son mujeres. Ni uno de mis amigos varones me ha dicho alguna vez “no,no, las feministas son las que odian a los hombres”. Ni uno. Sorprendentemente, en una discusión sobre qué significa el feminismo hoy en día dos amigos se proclamaron feministas. Ninguna otra mujer de la habitación lo hizo. ¿Por qué? Unas pensabas que era un movimiento que ya no hacía falta, y otras opinaban que el feminismo degradaba a los hombres, “que era machismo pero al revés”. Es decir, que el apoyar la igualdad de derechos, el revelarme contra el doble rasero de los medios de comunicación y no reírle la gracia a un tío como Robin Thicke, y el enfadarme cuando los hombres de mi familia se quedan sentados mientras nosotras recogemos la mesa, me hacen despreciar a los hombres y tratarlos peor de lo que se merecen. A veces se me olvida que ser mujer viene con manual de instrucciones.

Según el Huffington Post, sólo el 16 por ciento de las mujeres se considera feminista, y el resto afirma que creen que “el hombre y la mujer” deberían ser social, política y económicamente iguales”. Es decir, comparten la ideología del feminismo pero no en la etiqueta.

Por eso mujeres como Lena Dunham, Mindy Kaling, Amy Poehler o Gabby Hoffman son tan importantes. Mujeres que no sólo se proclamen como feministas , si no que digan sin tapujos cosas que otras solo se atreven a pensar. Mujeres como Mallika Sherawat que proteste públicamente ante la represión y violencia de un país hacia las mujeres. Mujeres como las estudiantes que cambiaron la letra de “Blurred Lines” y sentaron cátedra sobre cómo nos tratan los medios de comunicación y le dieron a Thicke la réplica que merecía. Ellen DeGeneres y su respuesta ante las políticas increíblemente discriminatorias hacia las tallas grandes de Abercrombie and Fitch. Mujeres como Hillary Clinton (política aparte), quien quería ser astronauta, la NASA le dijo que no había mujeres astronautas y se convirtió en secretaria de Estado. Mujeres como Sophia Bush, que diga a las generaciones más jóvenes que ser inteligente es sexy. Mujeres que salgan ahí y demuestren que las mujeres podemos gobernar, conquistar, ser líderes. Podemos trabajar y podemos destruir tanto como los hombres. Y que eso no significa que seamos mejores.

Y también hacen faltan hombres como Joseph Gordon-Levitt o John Legend, o Will Ferrell.

Y a quienes dicen que el feminismo ya no hace falta... lean los últimos titulares sobre la India. O no paguen entrada en una discoteca por ser mujer. O vayan y busquen en internet lo guarra que es Miley Cyrus por sacar la lengua y refregarse contra un hombre que consentía (pero de él no decimos nada) durante una actuación. O escuchen con atención una canción de reggaeton.

 

 

 

María Márquez Durán
Estudiante de Comunicación Audiovisual

19/02/14


 

Añadimos "polémico" al Carnaval de Badajoz

Se le pueden atribuir muchos adjetivos a nuestro querido y colorido Carnaval pacense, ahí va uno, pero lo que si podemos decir en estos últimos años es que es polémico. Es la palabra que más caracterizaría al Carnaval no solo este año, sino desde varios atrás. Empezando por el siempre “polémico cartel” anunciador, que ya lleva años atribuyéndose muchas criticas. Que si es muy soso, que si no gusta, que si es un plagio.

Desde el cartel, hasta su desfile. Y es que estos últimos años el Carnaval de Badajoz, tercer mejor de España y Fiesta de Interés Turístico Nacional (siempre está bien recordarlo) está dando más que hablar de lo normal. Quién nos diría a los pacenses hace tiempo que incluso se organizaría una “manifestación” en Badajoz exclusivamente por el Carnaval. Pongo manifestación entre comillas, como dirían por cierto Los Chunguitos, “pregonerísimos” de este Carnaval 2014, porque identificamos esa palabra con pelea, violencia, conflicto… y por lo visto no fue así.

Ahora existe un gran debate por si el comercio abre el mismo día que el Desfile de Comparsas, como el que hubo el año pasado por si las comparsas desfilaban por la mañana en vez de por la tarde como había ocurrido siempre. Si solo con el Carnaval en si, las murgas tienen para hacer su reportorio entero y les sobra, no hace falta que se vayan a temas nacionales.

Con ello quiero decir que siempre se pueden llegar a acuerdos, y que el Carnaval no sea nunca motivo de conflictos, porque precisamente para eso está, para olvidarnos por 5 días de los problemas de los 360 días restantes del año.


 

 

 

Guillermo Cayado Piñero
Estudiante de Periodismo

07/02/14


 

La herencia perdida en el camino

No soy partidario de cambios drásticos, tampoco lo soy de perpetuar algo en el tiempo más allá de lo decente. Yo soy más de tonos grises. La labor ardua, y de extrema delicadeza, reside en sopesar pros y contras y establecer el momento oportuno para producir un cambio. Algunos son obligados, otros simplemente hay que forzarlos ante la posibilidad de una debacle mayor para el colectivo, o para unos pocos jetas.

Pep Guardiola tomó la firme decisión de abandonar el F.C. Barcelona al final de la pasada campaña. El Betis, bueno, el Betis no, unos señores que ejercen de gestores del Betis decidieron que el trabajo de Pepe Mel al frente del equipo no era el correcto. Lo que quería el Betis, es decir, sus socios, era que Mel continuará reflotando el barco que ya rescató una vez de los abismos de la segunda división. Pero como casi en todos lados, mandan los jetas.

Será del primero del que hable hoy. Perdería el tiempo hablando del segundo caso, mi fe en el trabajo de Mel es ciega, y quizás mi miopía no me deja ver más allá.
Guardiola, del que ya se ha dicho casi todo, dejó maravillado al planeta fútbol con su Barça, hasta el punto en mi caso de considerarlo el mejor equipo que jamás haya visto. Perpetró además un modelo, no sólo de juego, sino de actitud con la prensa, con los propios futbolistas, o incluso con las aficiones rivales, con las que se mostraba siempre tremendamente respetuoso, a veces, incluso, desprendía cierto tufo a rancio.

Esta herencia fue recogida al parecer por un tipo nacido en Rosario, “El Tata” se hace llamar. Pues bien, el Tata que en principio parecía adoptar una postura leve y tímida va derramando descuidadamente de la cesta de Guardiola esa famosa herencia. Su actitud para con la prensa empieza a resultar irritante, sus huidas y quiebros son más famosos ya que los de Messi por el Camp Nou. Se antoja complicado no escucharle parlar una y otra vez de la labor de la prensa, parece que le costara aún entender que está sentado en la banqueta del Barça.
En lo estrictamente deportivo el equipo parece no identificarse demasiado bien, cuesta crear un perfil exacto de lo que es y lo que busca el Barça actual. Los carrileros son menos incisivos, los centrales menos contundentes, los centrocampistas menos agresivos, los delanteros menos imaginativos.

Sería muy injusto culpar a Martino de todos estos problemas, pero en él reside la búsqueda de soluciones.
Siempre tuve la certeza, pura opinión, de que lo que realmente hacía casi insuperable a este Barça era el alto grado de intensidad y agresividad que imprimían. Eso parece perdido, éste aspecto no difiere demasiado del aspecto físico, tampoco del mental, y el equipo hoy no presiona y ni gestiona el trabajo sin balón como lo hacía antaño.

Relacionado con el aspecto ofensivo siembran muchas dudas por el momento el estado de Xavi y de Alves, dos motores de generación de juego casi sin parangón. Alves sometía su carril a una explosión de carácter e inteligencia que no alcanzo a recordar. Ese jugador se perdió hace ya bastantes meses, ojalá regrese.
Lo de Xavi es algo ya más complicado, posee una percepción del espacio que le permitirá jugar al máximo nivel varios años más, aunque no retorne jamás a su mejor versión.

Amén de estos dos casos aislados, y volviendo al tema de la herencia, resulta muy complicado establecer similitudes entre este Barça y el de años atrás. Este es un conjunto mucho más vertical, incapaz en muchas fases del partido de tener el control, y a eso si que no están acostumbrados jugadores como Iniesta, Xavi o el mismo Piqué, que se ve en multitud de lances corriendo hacia atrás, dejando claro que lo de que le busquen a su espalda no es de su agrado. El trabajo de Martino reside también en establecer una cohesión entre el primer equipo y la cantera que parece haberse perdido de momento. Cada año asistíamos en Barcelona al alumbramiento de un nuevo jugador prometedor, capaz de buscar un sitio en el plantel. Este año, con Cuenca entrenando sin contar para Martino, Deolofeu cedido, y Tello y Sergi Roberto con apariciones meramente testimoniales, la cantera blaugrana parece haber perdido peso.

La labor de Martino es ardua, llena de diminutos baches.
No puede ser bueno romper totalmente con el pasado, no puede ser bueno retener en la memoria tiempos mejores mientras se desmorona el presente, no puede ser bueno aferrarse a las excusas.

No debe ser nada saludable entrenar al Barça.

No ahora.
 

 

 

Jesús Fuentes González
Estudiante de Comunicación Audiovisual

17/12/13


 

El alma del escritor

Quiero que te pierdas libremente por las palabras que se van adentrando a través de tus ojos hasta transformarse en pensamientos e ideas que te llevarán hacía un mundo que puede que ya conozcas si perteneces al mundo de la “comunicación”.

No importa si eres lector o escritor, ambos están unidos. El que lee busca crecer y mejorar sus pensamientos e ideas para fortalecerse e incluso crear nuevas ideas. El que escribe busca encontrar las aventuras que no existen en la realidad, e incluso mejorar la realidad a través de la escritura mientras enseña a otros su visión.

Hace ya algún tiempo quise adentrarme en el “Alma de los Escritores”, allí me encontré una historia con la que todo escritor es sorprendido en el momento en el que se da cuenta de su afición por la escritura, cuando se enfrenta ante un folio en blanco durante un tiempo limitado en el que debe dejar que su imaginación se libere. Todo escritor, da igual que llegue a convertirse en un narrador, poeta, ensayista, articulista, autor teatral o de guiones de cine o televisión… se pregunta por qué lo es y qué busca al hacerlo, de hecho, si no llega a estas cuestiones, difícilmente llegará a conectar con el lector.

A continuación te desvelaré algunos secretos que guarda un escritor:

<<El escritor debe buscar en su interior sensaciones y vivencias para que estas lleguen a tocar y cautivar el corazón del lector.

Es precioso escribir sin saber a dónde pretendemos llegar. Escribir es plasmar la vida con distintas finalidades, es liberar el alma de todo aquello que uno no se atreve a soltar a personas que no quieren escucharla, es soñar y volar a un sinfín de lugares, es hacer eterno un momento tan mágico como el sentimiento, es llenar a los corazones de esperanza mostrando que existen más historias que la de uno mismo.

Un escritor cuando escribe no se pregunta si lo está haciendo bien o mal, simplemente, se limita a sentir lo que su interior le dicta para reflejarlo al papel y que así otros puedan compartir ese momento con el escritor.

Un escritor no espera ser leído porque lo que escribe son sentimientos puros y limpios de los que se libera, aunque cuando alguien lee sus escritos y le dice que se siente identificado con su historia o que ha disfrutado mucho, le enorgullece porque sabe llegó a su corazón y encontró las notas precisas para cautivarlo.

Un escritor es un alma libre que busca las respuestas de la vida que otras personas por su prisa no pueden encontrar y se las acerca de una forma natural para que puedan ser felices y compartirlas con la gente que más aprecian.

Un escritor lo que hace en resumidas cuentas, es compartir todo lo que sabe y aprende del modo más sencillo y humilde que conoce, su único trabajo es saber llegar a los corazones de los demás para hacer que latan con más fuerza y se aferren a la vida.

El trabajo del escritor es mágico y si el escritor no se olvida de escuchar a su corazón, nunca podrá dejar de escribir.>>

Espero que este artículo haya conseguido despertar tus ganas de expresar en la vida si eres escritor, y si no lo eres, que se gane tu respeto y aprecio por las personas valientes que se atreven a compartir contigo todo lo que siente y aprende en la vida.

 

María Torres Contador
Locutora y Responsable de Radio Barcarrota

02/12/13

 


Extremadura, mi tierra querida

En mi corta experiencia de vida, se me hace extraño tener la sensación de haber tardado tanto en llegar a apreciar de verdad la tierra en la que he crecido y vivido toda mi vida, mi tierra, mi Extremadura.

Para aquellas personas alejadas de tan rica extensión de encinares, Extremadura se le puede antojar robusta, torpe e, incluso, inhóspita. Sin embargo puedo decir, sin temor a equivocarme, que mi tierra, mi Extremadura, es una tierra rica en historia, rica en sus gentes y en sus tradiciones; rica en posibilidades.

Si te atreves a visitar mi tierra, descubrirás paisajes que nunca antes habías tenido la posibilidad de contemplar, disfrutarás conociendo la historia escondida de cada pueblo y región; te encandilará el carácter de sus gentes; y terminarás amando a esta tierra y haciéndola tuya, porque mi tierra, mi Extremadura, es una gran madre que cuida y acoge a todos aquellos que desean descansar y crecer a la sombra de sus encinas y alcornoques.

Si te atreves a visitar mi tierra, encontrarás en ella una madre, una amiga y una amante. Porque el amor por Extremadura, el amor por mi tierra, es algo que he tardado en valorar, pero como reza el refrán “no es tarde si la dicha es buena”; y mejor dicha no habría podido esperar que tener la certeza de que este amor que por mi Extremadura siento sólo podrá verse incrementado a lo largo de los años venideros.

 

 

 

26/6/13

 

 


 

Referentes

¡Y van ocho, señores! Ocho veces ha hincado el angelito sus manacorenses perlas en la Copa de los Mosqueteros.
Este año, he visto la final del Roland Garros en casa de un amigo; un tipo grandote y noble, voluntario, a la sazón, en los actos de la Coronación de la Virgen de la Soledad. Tenía el hombre, por mor de ese recientísimo acontecimiento, un gozo en el alma tal, que, por un momento temí que le sucediera como a San Felipe Neri, a quien, entre éxtasis y éxtasis le crecía tanto el corazón, que acabó por fracturarle unas cuantas costillas. Al bueno de San Felipe, pobre como las ratas más pobres, le ofreció Su Santidad el cardenalato, cargo que él rechazó quedándose tan ancho y contestándole al Santo Padre que prefería El Paraíso.
Pues bien, hablábamos mi amigo el voluntario y yo, mientras veíamos a Nadal, de cómo se modela el talento de un campeón, de cómo se forja el temple de un muchacho como Rafa, hasta llegar a encarnar valores tan extraordinarios como la tenacidad, el esfuerzo, la constancia, el sacrificio, y sobre todo, la humildad. Cómo, un joven, que ha entrado por méritos más que acreditados en el Olimpo de los dioses, sigue siendo el paradigma del anti-divo.
Rafa es un estoico contemporáneo. Aguanta los embates de las lesiones, y con una envidiable positividad resurge con coraje, como si le hubieran implantado una rodilla biónica. Contenido en la celebración de sus éxitos, no sea que disminuya al rival con el exceso. Prudente en sus declaraciones, da la impresión de que, como a los antiguos generales romanos cuando el emperador les concedía ese paseo al que llamaban “Triunfo”, una voz en off le dijera al oído aquello de “memento mori”, (recuerda que eres mortal). Si tiene un desliz, pide perdón –ejercicio tan sano como el propio tenis, y que yo recomiendo vivamente-, rectifica con la grandeza de los carentes de soberbia y a otra cosa mariposa.
Desde luego, mi amigo y yo, estuvimos de acuerdo en que, a este chico, alguien, de pequeño, debió decirle esa frase atribuida a Picasso…”podemos llegar al éxito, lo fundamental es que, cuando las musas nos visiten, nos encuentren trabajando.
Rodeados hoy de la ¿presunta? vileza de los Bárcenas, los Urdangarines y adláteres, de la ruinosa zafiedad de los grandeshermanos y adyacentes, necesitamos referentes. Gente que, como los voluntarios comprometidos, los san Felipes, o los Nadales, nos den testimonio de un modo de obrar bien distinto.
Necesitamos referentes, como agua de mayo.
 

 

 

12/6/13

 


 

 

Sí se puede

En estos tiempos tan difíciles en los que nos estamos acostumbrando a vivir con manifestaciones diarias, recortes económicos, casos de corrupción que se destapan a diario en los informativos, etc, etc. Hemos llegado a un punto en el que ya no es que estemos viviendo en un país con una tremenda crisis económica, sino que es una crisis social.
La gente se echa a la calle para reivindicar sus derechos que se consiguieron y recogieron a través de un documento que se llama Constitución, y ahora de repente todos esos derechos no se están respetando. Por eso la gente muestra su creatividad y me llama la atención los diversos cánticos y frases que ilustran en carteles o a través de la voz en un coro perfectamente afinado y con un mensaje de reivindicación bien claro. Algunos de esos mensajes muestran enfado, otros insultos, en otros se insertan figuras literarias como la paradoja, la metáfora, la hipérbole o la comparación; figuras que los poetas literarios usaban en sus poemas para hacer llegar su mensaje, lo que les atormentaba o lo que les inquietaba. Por eso estas manifestaciones son también cultos al lenguaje y al mensaje claro que se quiere mandar a las altas esferas.
De todos esos mensajes me quiero quedar con uno, y me refiero a la frase “Sí se puede”. Una frase tan simple con tres palabras, sin sustantivo, pero tan directa y tan clara que no necesita más análisis contextual ni gramático. Esta frase tan simple aquí donde la veis ahora es lo que se lleva en los campos de fútbol para animar a ese equipo que se está jugando no descender de categoría, o que sirve de apoyo para ganar el partido; es la frase que usa tu profesor, tu padre, tu entrenador o tu pareja para decirte que puedes salir de un problema sea cual sea. Y esta frase también se canta en manifestaciones, yo la he oído y la he visto escrita en un cartel, porque a pesar de la enorme crisis y de la enorme convalecencia social en la que estamos viviendo hay gente que sale a la calle de que es posible salir de ésta con el esfuerzo de todos, que se puede desbancar del poder a quién sea, que se puede encontrar trabajo, vivir mejor.
Esta frase se ha convertido sin duda en la frase más destacada de este año ya sin duda y seguirá usándose, porque no hay nada más directo y reivindicativo que lo simple. El “Sí Se Puede” vale para reivindicarse, así que a por ello.

 

 

 

22/5/13


 

Una de avena

En nutrición, hay multitud de temas interesantísimos, cada año aparecen diversos estudios con nuevos objetivos nutricionales, lo cierto es que cada cuerpo es un mundo y no a todos nos afectan las cosas de la misma manera. Hay ciertas combinaciones alimentarias o predisposiciones del cuerpo que pueden dar lugar a intolerancias, colesterol, diabetes, obesidad…
Soy una persona muy curiosa y me encanta saber qué como, pero sobre todo me encanta darlo a conocer a los demás, ayudar a las personas (por eso estudié la carrera de nutrición y dietética) y demostrarles que con algo tan básico y necesario como es COMER pueden tener una vida mucho más saludable y ¡feliz! Simplemente hay que organizar la semana incluyendo caprichos ¡eh!
Hoy quiero hablar sobre un cereal que últimamente me llama mucho la atención, un cereal sí, a pesar de los mitos que hablan de lo que éstos engordan, éste se debería incluir en las dietas de adelgazamiento y muy apto para deportistas: LA AVENA.
La avena es un alimento integral con cantidad de vitaminas, sobre todo del grupo B que proporcionan a tu piel y cabello fuerza y vitalidad. También contiene minerales como el fósforo, potasio, magnesio y calcio (beneficioso para la memoria y huesos).
La vitamina B6 en concreto ayuda a la producción de serotonina, una sustancia relajante que reduce la ansiedad, consumirla regularmente es bueno para combatir el nerviosismo, el insomnio o la depresión.
La avena es una fantástica fuente de proteínas vegetales, grasas solubles y fibra, ésta última ayuda en la reducción del colesterol malo, limita la absorción de glucosa (ideal para diabéticos), facilita el desarrollo de la flora intestinal y produce sensación de saciedad durante varias horas, además de la energía y del buen estado emocional que te aporta.
¿Cómo consumirla? La avena se puede tomar como copos de avena o como salvado de avena, para aquellos que no les guste encontrarse grumos en las siguientes ideas que aporto:
En el desayuno y merienda: añadidos a los yogures (dos cucharaditas), calentar los copos de avena con leche semidesnatada, barritas muesli, tortas de avena, en un licuado de fresas y naranjas (dos cucharaditas).
En la comida: Cortar unas pechugas de pollo en tiras. Pasarlas por huevo batido, leche y copos de avena. Hornear unos 15 min a 200ºC, acabar un par de minutos debajo del grill para que coja color. Una cremita de avena: hervir a fuego lento, en medio litro de agua, tres cucharadas soperas de copos de avena, y añado puerros o zanahorias o puntas de espárrago o espinacas… y se paso por el túrmix.
¿Qué cantidad? 3 cucharadas al día.
Bueno espero que incluyáis en vuestra dieta este cereal que aporta tantos beneficios. Ya os contaré más cositas.


Sígueme en Facebook, Belen Pagador o escríbeme a belenpagador@gmail.com


 

15/5/2013

 

 


 

¡Aparece la chispa!

Sorprende que un día me ponga a leer para pasar unabuena tarde y como si de una fuerte tos se tratara, sale ese afán por escribir, líneas y líneas sin un sentido demasiado acertado, sin querer decir nada, sin querer expresar ni una emoción, sin soñar absolutamente nada. Lo que se llamaría escribir por escribir.

Hay muchos autores que nos han dejado libros de una historia fácil, sencilla, que nos podría ocurrir a todos, con unas palabras, que en ocasiones parecen ser las mismas que nosotros habríamos escogido para escribir eso.

Sí, hay gente que tiene ese don para hacerte viajar mientras lees. Quizá no viajemos a Narnia, a la Tierra Media ni a Oz, pero te hace viajar dentro de tu ser, sin complejos, sin pérdida de tiempo, ni afán de hacerte sentir más que un leve cosquilleo al ver que tras varias horas, paras por un momento y piensas: “Oh dios mío, este tipo me ha hecho volar”.

Y es que en ocasiones, la verdadera historia, la aventura más hermosa está en algo fácil, en algo, incluso estúpido. Piensen por un momento, un día de su vida. No les estoy obligando a que cuenten ni desvelen su diario, no. Jo, y por qué no piensan, para que estemos todos dentro del mismo sueño, en el primer día de colegio, tras un verano maravilloso, donde la arena y el olor a pescado quedó atrás, donde la ilusión de ver a nuestro compañero de pupitre es equitativa a la de jugar a los tazos o la de esa primera bronca del profesor gruñón de turno. ¿Han pensado que ese momento sólo pasará una vez? ¿Que ya jamás lo volveremos a tener? ¿Que no hay ninguna manera de volver a romperte los pantalones por la altura de la rodilla y nos pongan esas resistentes, pero en ocasiones inservibles, pegatinas (ultrarresistentes) de los Power Rangers?

Espero hayan viajado, y si no lo han hecho, hayan revivido en algún momento estas sensaciones, porque lo triste no es que pase el tiempo, lo triste es olvidarse de él.

 

 

13/3/13

 


 

 

Recortes en imaginación

Hola, buenas, qué tal. Soy profe en un instituto en la pro-vincia de Murcia, intento representar el sentir que por allí tenemos.
Voy a perorar brevemente sobre recortes en educación. Procuraré que el tema no se desplace hacia los recortes en MI educación. Sujeto los sapos y culebras, cortes de manga e improperios varios que de inmediato me abre el asunto por el cuerpo. Y es que, a los cabreos acumulados, aquí hemos de sumar la efectiva supresión de la extra en Navidad respecto a mis compañeros extremeños.
Aun así, del mal el bien, algo vamos avanzando: conocidos míos comerciantes ya no se alegran tanto de nuestras bajadas de sueldo, empiezan a notar que directamente les repercuten a ellos. Los padres de mis alumnas y alumnos se percatan, por fin, de que agolpar a más de treinta chicos por aula disminuye en proporción simple la atención que podemos dispensar a cada uno. Que el aumento de jornada y la reducción de plantillas rebajan los apoyos, la optatividad, la calidad de los actos académicos. Llegan a ver que no clamamos SOLO porque nos suban las horas y nos bajen el sueldo, como con demagogia algunos dirigentes han alentado: dos períodos lectivos más semanales suponen otros dos o tres de trabajo en casa, y la precarización inexorable del trabajo en centros: menos actividades, menos atención individualizada, mayor desigualdad. A largo plazo, los perjuicios para una institución ya secularmente maltrecha en España, no van a paliarse con una mera sanación del presupuesto.
Pero con todo, el enfado principal no es ese: podemos sufrir, a regañadientes, como todo el país, los sacrificios que derivan de una gestión nefasta cierto tiempo mantenida. Lo que nos revuelve es que, con la que viene, vayan cuatro o cinco leyes orgánicas educativas en treinta años, al compás del partido que gobierne. Que estructuras tan lentas de cuajar se modifiquen de un ejecutivo a otro, como quien cambia de camisa, según intereses. Que nuestros políticos, de un lado y de otro, no tengan altura de miras, no puedan ponerse de acuerdo en una base docente común, de gran recorrido, que estabilice el presente y fomente nuestro futuro.
No han sabido prever la crisis que se venía encima cuando ocupaban el lugar y la responsabilidad que les obligaba a hacerlo. Tampoco pueden remediar, aún, el daño que provocan concepciones sectarias, incluso pícaras y pueblerinas, que comprometerán la educación y, por tanto, el desarrollo global de las próximas décadas.
Es posible que tengamos los gobernantes que merecemos, que sean fiel reflejo de la sociedad que los elige. La estrechez económica pasará, como cualquier depresión; se olvidarán los recortes. Los de la imaginación, los que nacen de nuestra endémica enseñanza depauperada, parecen por desgracia más duraderos y punzantes.

J. C. Gª. Carabantes
La Manga, febrero de 2013
 

15/02/13

 

 


 

 

Los cerebros desaprovechados

El otro día navegando por las webs de los medios de comunicación que tenemos meencuentro con esta noticia: http://www.antena3.com/noticias/tecnologia/inventora-gallega-ideo-libro-electronico-1949_2013012500267.html. A priori, la primera impresión que se le ocurre a alguno será del tipo “bueno y qué, tampoco es que inventara nada del otro mundo”. Claro, es fácil decirlo ahora cuando toda la inmensa tecnología que nos rodea nos tiene comidos bien el cerebro y valoramos más lo que se hace en esta etapa más que lo que se hizo antes. La señora protagonista de esta noticia, si estuviera viviendo en la actualidad seguramente se hubiera hecho famosa o quizás sería la imagen de ese aparato electrónico igual que Bill Gates es la imagen de Microsoft, Ronald McDonald la imagen de McDonald´s o Mr. Proper la imagen de Don Limpio. La conclusión de esta noticia es muy básica: el mundo está repleto de ideas, de mentes fascinantes, pero no todas llegan a triunfar o son valoradas como es debido.
Está claro que ese boceto y la idea de aparato a lo mejor no tiene mucho que ver con el que está triunfando ahora, pero quieras o no, es algo curioso e impactante que ya por aquellos años la tecnología empezaba a implantarse en nuestras vidas aunque fuera en garabatos de papel y sin tener todavía los medios informáticos y tecnológicos de ahora.
Y esto se puede comparar con la cantidad de creativos, licenciados, médicos, artistas, etc, etc que salen fuera de las fronteras de nuestro país para ser más valorados en otros países. Mucha suerte a todos ellos. Cada uno se busca fuera de casa lo que no le dan en la suya.
Cada día salen a la luz nuevas ideas que no son tenidas en cuenta, o se roban o son desaprovechadas por gente que cree tener el máximo poder. Algún día la luz intensa de esa bombilla que representa el icono de la creatividad alumbrará tanto que muchos querrán guardarse un poco para iluminar sus penosas vidas.
 

 

 

29/1/13


 

Verdades y mentiras

Dicen que la verdad sólo tiene un camino. Pero en ocasiones este camino puede tener tantos desvíos que hacen que la verdad no salga a flote, no llegue al interesado y acabe olvidándose con el paso del tiempo. A veces la verdad está bajo el yugo de un secreto. Sin embargo, si eso que se cuenta es verdad, ¿por qué ocultarlo?. Con la verdad se llega a todas partes ¿no?. Quizás escondemos la verdad porque muchas veces nos avergüenza, duele y asusta; porque saca lo peor de nosotros mismos, o porque quizás no tengamos la valentía de sacar a otros a la palestra. Sin embargo, qué fácil es hacerse eco de un secreto. Nada tiene más morbo que una historia que no pueda contarse. Criticamos al protagonista haciendo juicios paralelos, pero si nos paramos a pensar, ¿no tiene más delito la persona que puso ese secreto sobre un escaparate clandestino en donde todos contribuyen a hacer un secreto a voces? Supongo que los principios éticos y el hecho de ser un abanderado de la verdad eximen de culpabilidad este hecho, ¿ o no?. Quién es más culpable, ¿alguien que ha hecho algo que no quiere que salga a la luz y que está mal, o el que va por detrás contándolo? Permítanme expresar mi opinión, y es que creo que estarían a medio camino el uno del otro.


Rumores, verdades a medias, verdades como armas arrojadizas, mentiras…. Estamos rodeados de todas ellas y no sólo en nuestro entorno cotidiano: amistades, trabajo, barrio…; sino en esas altas esferas que se nos escapan y de la que sólo los medios de comunicación pueden ayudarnos a tener una visión acertada de esa realidad a la cual no llegamos. Qué difícil es que un medio te muestre la realidad, la pura verdad, sin dobleces, sin intereses. Qué difícil es ser independiente al 100% y qué valiente hay que ser para destapar muchas cosas que por suerte salen a la luz.
Esta mañana veía un programa de televisión en el que hacían un repaso por los últimos casos de corrupción en España: Caso Malaya, Caso Campeón, Caso Noos, Pokemon, Gurtel…., y se preguntaban si nuestro país era el más corrupto. ¿Es el más corrupto o es el que tiene los mejores profesionales para que la verdad salga a la luz?. Al fin y al cabo en todas las familias cuecen habas. Porque no nos equivoquemos, la verdad siempre es incómoda y creo que en eso consiste la labor de un buen periodista.
Permítanme bajarme de nuevo a mi sencilla realidad, humilde, cotidiana. En mi entorno personal sigo pensando que es mejor ver, oír y callar pero esto es un secreto ¿eh?, porque quien esté libre de pecado que tire la primera verdad.
 

Isabel Pagador Otero @pgradiolife
Responsable Área Radio OndaCampus

23/01/2013


Falta educación

Me hubiese gustado que la primera entrada en este pequeño espacio que me ha brindado Onda Campus hubiese sido hablando sobre alguna buena noticia, algún cambio notorio en cuanto al punto de vista de la caza social o algún logro o curiosidad sustancial. Tristemente no es así y siento tener que comenzar con unos hechos acaecidos durante la semana pasada, no en nuestra Comunidad Autónoma, pero si en Galicia.
Como espacio joven, tenemos que lamentar la muerte de dos jóvenes de 22 y 24 años respectivamente en las localidades gallegas de Lanzós y Vila de Cruces. Ambos eran partícipes de sendas batidas, aunque los trágicos sucesos se sucedieron de manera diferente en ambos casos. En el primero de ellos, la causa al parecer fue el disparo fortuito de su propia arma, y en el segundo de ellos, fue alcanzado por un disparo de un compañero de batida que advirtió el movimiento de las matas y lo confundió con un jabalí, según fuentes de la Guardia Civil.
Todo esto viene a sacar a relucir el accidente también producido este verano en la localidad Extremeña de Berzocana, donde esta vez durante el transcurso de una espera nocturna un cazador disparó accidentalmente sobre otro confundiéndolo con otro jabalí.
Son accidentes que ocurren en la mayoría de los casos por una falta de formación de los propios cazadores, que se adentran en el mundo de la caza sin conocer los peligros que entraña el manejo de un arma y las consecuencias fatales que conllevan su utilización en situaciones concretas, como un disparo al viso, al vareteo como tristemente ha ocurrido en estos casos mencionados o las normas básicas de seguridad en cuanto al manejo y utilización de un arma de caza. Accidentes que probablemente podrían haber sido evitados si los afectados hubiesen tenido una educación básica sobre este asunto o al menos hubiesen recibido algún tipo de consejo al respecto.
Por ello y desde aquí, hago una llamada a la administración, para que apoye proyectos de educación Cinegética y de Seguridad en la Caza para los más jóvenes, que hagan hincapié en este sentido en los distintos exámenes y pruebas que hay que superar para adquirir tanto el permiso de armas como la licencia de caza. Hago también un llamamiento a todos aquellos cazadores y usuarios de armas, para que se informen sobre el correcto manejo y mantenimiento de las mismas y una vez más pido esa pizca de PRUDENCIA a la hora de apretar el gatillo, porque hay tres cosas en la vida que no tienen vuelta atrás, la palabra pronunciada, la flecha lanzada y el tiempo perdido.
Desde aquí comunicar mi más sentido pésame a las familias. D.E.P.
 

Carlos Casilda
Auxiliar Administrativo y especialista en sector cinegético en Extremadura.

4/12/2012


 Las pequeñas cosas de la infancia

Sí, lo reconozco. Soy un gran valedor de las cosas pequeñas cuando te alegran tanto, me conformo con muy poco y aprovecho cuando me llegan más. Así que os voy a contar por qué me sentí tan feliz cuando me compré dos juegos de Pokémon para la Game Boy Color.
Resulta que estaba dando un paseo por el centro y me meto en la tienda de segunda mano llamada Cash Converter, cada vez que me meto en esta tienda me dirige directamente a la parte de juegos, y cuando digo juegos me refiero a la parte antigua.
Allí veías reliquias de todo tipo, pero yo me quedé con la imagen de una fila llena de cartuchos de Pokemon para la Game Boy, el precio de cada juego es de 3 euros (recuerdo cuando costaban mínimo cinco mil de las antiguas pesetas).
Pues me toco el bolsillo para ver qué encuentro y resulta que me daba para dos juegos, y como aquel que se va a comprar chucherías saco la calderilla en el mostrador (sí, llegué a juntar seis euros de chatarra) y me pillo el Pokemon Cristal y el Pokemon Oro (que no los tenía). Me pongo más feliz que una perdiz con mis dos cartuchitos de Pokemon mientras salgo de la tienda y me dispongo a ir a casa rápidamente a probarlo (no por desconfianza sino por ansia de jugar). Sonrisas y más sonrisas surgen en mi rostro cuando veo esos píxeles tan bien cuadrados en la pequeña pantalla de la consola y ves al Profesor Oak diciéndote al principio: “Estás en el mundo de los Pokemon”.
Pero el mundo se me viene abajo cuando guardo partida y al rato cojo de nuevo la consola para echar otro rato y la partida no se me queda guardada, ahora me encuentro desmontando el juego y cambiándole una pequeña pila de reloj que contiene el cartucho. Lo que yo os digo, pequeñas cosas a las que hay que darle importancia en la vida, como una pila que tiene el poder de darte la felicidad o quitártela en un momento.

Samuel Hernández
Licenciado en Comunicación Audiovisual

4/12/2012

 
     
     

 < Volver